lunes, 12 de septiembre de 2011

La guasa y los extraterrestres

"Esta mañana he saludado a mi vecino con un "Gutten Morgen" que le ha arrancado una sonrisa y me ha clavado un "qué hijo puta eres". Y esa guasa y esa rivalidad con la que Dios nos ha bendecido, espero que nunca se pierda. Siempre que sea por los cauces que las personas normales sabemos llevarla."
---o---

Estas palabras son del que considero un buen amigo. Se llama José Carlos. Es bético, tan bético que podríamos llamarle “Penibético”. Lo contaba al día siguiente de nuestra eliminación por los alemanes en la Europa League.

Y tiene razón. La guasa sevillana en su acepción deportiva, es una sutil e irónica frase que casi se susurra en el cuerpo a cuerpo. No puede ser nunca un dardo envenenado cargado de mala leche como exabrupto estentóreo que se lanza al corazón del rival para herirle. La guasa no puede ser una bomba que se deja caer sobre una población mientras se aleja el bombardero a toda pastilla para no ver el resultado de su “heroico” acto.

La guasa es otra cosa. La guasa va acompañada de vaselina para que no duela y debe provocar una sonrisa en el que la recibe, que debe a su vez responderle a la mayor velocidad con un “tus muelas toas” o algo parecido, como escudo protector que asiente y comprende los conceptos pretendidos por la chanza, continuando la charla delante de un café o una cerveza (alemana no, gracias…Cruzcampo tampoco…).

Y nada más.

Desdramaticemos. Hay quienes sienten herido su amor propio por una simple broma que a veces no va ni con ellos, pero que se dan por aludidos por una susceptibilidad excesiva. Lo siento. Sólo soy un simple aficionado sevillista que, ni formo parte de ningún consejo de administración, ni soy concejal de ningún ayuntamiento, ni llevo el área de fiestas mayores, ni tan siquiera un ex alto cargo de la administración autonómica. Lo mismo por eso no ataco con dardos envenenados.

Sólo soy un sevillista al que le gusta la historia y disfruta con ella.

Viene esto al hilo de una pequeña guasa que nos gastamos la otra tarde en el programa de historia de Neo FM en la que hablábamos, sin mentar a nadie, de extraterrestres y de planetas situados a muchos millones de años luz y que algunos han pensado que era un misil lanzado directamente al corazón de todos los béticos del universo, perdón, quiero decir de la Tierra, y que por ello se les ha faltado al respeto.

Nada más lejos de la realidad.

Considero que es preciso aclararlo.

Les dije antes que me gusta la investigación de nuestro pasado. También me gusta visitar las páginas webs y los blogs que hablan de Historia, sean del equipo que sean.

Existe una web bética dirigida por el historiador oficial del centenario bético, Manuel Carmona, al que desde aquí aprovecho una vez más para seguir deseándole que se restablezca todo lo posible de sus problemas de salud. La mentada web en colaboración con una asociación llamada Círculo Andrés Aranda – de la que el Sr. Carmona también es vicepresidente- están llevando a cabo -no de forma institucional sino privada- la que, a mi juicio, es una magnífica iniciativa que bajo la denominación “no olvidamos a los nuestros” se envían y entregan diplomas a exjugadores verdiblancos.

La gracia viene cuando para enfatizar la campaña y a modo de metáfora, nos narra una historia simpatiquísima por la que indican que en el planeta Aguruk se ha recibido uno de estos diplomas ya que al parecer un antiguo jugador bético era de ese planeta y su hijo, llamado Hokechoke ha recibido el recuerdo con mucho agrado.

Pulsen la imagen para verla ampliada

Con la misma simpatía con la que se publica, nosotros la tomamos a modo de chanza o divertimento entre amantes de la Historia. Y nada más. No busquen más que no hay. No rebusquen falsas faltas de respeto ni nada por el estilo.

Por cierto, en la última entrega de diplomas de la citada campaña, efectuada en una peña de Triana, asistieron como invitados de honor el Sr. Jaramillo, que ha colaborado mucho en NeoFM y ha dicho siempre todo lo que le ha parecido y más – fuese verdad o no- y nuestro querido amigo Rafael Medina.

Ya ven, a pesar de los pesares pelillos a la mar, ese es el destino de los hombres de este planeta; entenderse. Aunque por desgracia cada vez se consigue menos.

Pd. Me sigo preguntando como enviarían el diploma a Aguruk ¿por fax, correo certificado, por mensajería…?

3 comentarios:

Tántalo dijo...

Y que haya que explicarlo todo...

Para algunos la güasa es exclusiva de ellos y lo que hacen los demás son faltas de respeto a toda una afición que bla, bla...

Buen post amigo. Reflexivo y cabal como siempre.

PD: Hokechoke vino a recoger el diploma y aparcó su platillo volante en la palmera.

José Luis Herrera Muñoz dijo...

Buenísimo como siempre, espero que no haya que repetirlo más, y antes de atacar que se enteren de lo que se estaba hablando, ya que algunos con muchos estudios no se han enterado.

Boticario117 dijo...

Ahora comienzan a encajarme los OVNIS del otro día. Y yo que ya estaba planteándome seriamente llamar a Iker Jiménez...