domingo, 28 de agosto de 2011

El sentimiento

El diccionario de la Real Academia de la Lengua lo define como;

La Wikipedia por su parte así lo determina:
El sentimiento es el resultado de una emoción, a través del cual, la persona que es consciente tiene acceso al estado anímico propio. El cauce por el cual se solventa puede ser físico y/o espiritual. Forma parte de la dinámica cerebral del ser humano, que le capacita para reaccionar a los eventos de la vida diaria al drenarse una sustancia producida en el cerebro, al mismo.

Queda claro, los sentimientos son el resultado de las emociones propias, de sensaciones totalmente subjetivas. Cada uno tiene sus propios sentimientos y para cada uno nuestras sensaciones emocionales están por encima de las de los demás, por una sencilla razón: porque son las nuestras. Un dolor de muelas sólo lo siente y lo sufre quien le toca vivirlo, pero a todos nos pueden doler – y nos duelen- nuestras muelas y no las ajenas.

No puede esgrimirse, por tanto, en el mundo de los aficionados al fútbol, como causa directa para alardear de unos colores y situarse por encima de otros aficionados (del propio equipo o del equipo rival) esa a veces eufórica, y manida siempre, frase de “no hay mayor título que llevarte en el corazón”.

Sin embargo reconozco que la frase tiene su encanto y que puede ser empleada por cualquier aficionado de cualquier equipo del mundo, tenga su equipo títulos o no.

Pero en estos supuestos ocurre como con el cariño hacia nuestros hijos. ¿Quién no quiere a sus hijos? Cada uno de nosotros tiene un amor sin límites hacia ellos –hablo de personas normales- por lo que todos estamos en igualdad de condiciones a la hora de poner en una balanza esas emociones. Nadie tiene el patrimonio del sentimiento en exclusiva.

Ahora bien, no me negarán que ante la igualdad universal del sentimiento, si nuestros hijos son excelentes estudiantes, de notable hacia arriba, es todo un motivo de orgullo y satisfacción – que diría aquel- y un plusvalor añadido.
A todos nos marca el corazón nuestro equipo, a todos por igual, al aficionado del Indaucho, al del Cacabelense y al de la Ponferradina por poner algunos ejemplos.

Es por eso que me resulta ridículo que haya personas que se adueñen del monopolio sentimental y tiren de una ridícula prosa poética cuando otros esgrimen el orgullo de sus ÉXITOS DEPORTIVOS con mayúsculas, o el dudoso honor de ser primeros en algo, asunto éste que en clave sevillista llenaría muchos folios si tuviésemos que enumerar la cantidad de veces que hemos sido primeros en algo.

Me resulta ridículo, aunque respeto esos comportamientos siempre y cuando no sean usados como un intento, vano, de querer rebajar al prójimo.

Y es por eso que hoy iré de nuevo a verte, SEVILLA, porque te llevo en el corazón -para mi también es un lujo y hasta un título poético- y porque me siento orgulloso de tus éxitos deportivos, cada día en mayor grado, y porque no hay mayor título que el que se tiene de verdad, de verdad de la buena, luciéndose en las vitrinas.
Faltaría más.

2 comentarios:

Tántalo dijo...

...Y es por eso que hoy vengo a verte...

Hay madres que hablan henchidas de orgullo porque su hijo ha sacado todo sobresaliente, y hay otras madres que para compensar, argumentan que en cambio a su hijo le encanta el gazpacho, que toma vasos y vasos, y no se le repite.

Para algunas madres eso debe ser un gran mérito.

José Luis Herrera Muñoz dijo...

Buenísimo tu post Antonio, pero permíteme que felicite a Tántalo por su simpático comentario.