sábado, 30 de abril de 2011

Una de saludos


Nos lo contaba ABC de Sevilla el martes 21 de octubre de 1941.
El domingo anterior las juventudes hitlerianas visitaban Sevilla. Entre los muchos agasajos, un almuerzo de confraternización con las juventudes falangistas españolas. A la finalización del mismo, el delegado provincial de Propaganda de la Falange dijo entre otras cosas;
-“La acogida que os hace la Falange la motiva el afecto y la analogía de doctrina, que nos sitúa frente a las internacionales comunistas y capitalistas, explotadoras de obreros”.
-“Hemos de estar unidos en la guerra y en la paz para impedir que triunfen las chisteras de los millonarios yanquis a costa del sudor de los que trabajan.
¡Heil Hitler!”
El cónsul de Alemania en Sevilla respondió con otra alocución de agradecimiento para terminar diciendo;
-“Resumiré mi agradecimiento y mi satisfacción en el grito ¡Heil Hitler!
“Terminado el acto, las Juventudes Hitlerianas y españolas se trasladaron al campo de Heliópolis, amablemente invitados por la Directiva del Real Betis Balompié, para presenciar el partido oficial de fútbol.”
Este pasaje de la historia del fútbol sevillano siempre ha pasado desapercibido. Nadie se acordó de él. Los libros sobre la historia del deporte rey en Sevilla jamás lo contaron. Pero ocurrió. No digo que sea bueno o malo, pero así pasó. La verdad aunque amargue.
¿Habrá contado esto el Sr. Carrillo en su libro?
¡Heil Hitler!
¿Lo habrá pregonado el Sr. Ballesteros por esos pueblos de Dios?
¡Heil Hitler!
¿El Sr. Borbolla lo sabía?
¡Heil Hitler!

¿Y Antonio Hernández, autor del libro La Marcha Verde?
¡Heil Hitler!
¿Y Mercedes de Pablo, flamante nº 2 de la candidatura a la alcaldía del PSOE sevillano, autora del libro (editado por el Ayuntamiento de Sevilla) "La Sevilla del balón"?
¡Heil Hitler!
¿Y Herrera, Carlos, inventor del aceite de oliva y los langostinos de Sanlucar? ¡qué age tiene er mushasho!
¡Heil Hitler!
¿Y Maese Burgos?


Publicado en ABC por Maese Burgos en noviembre de 1988, cuando la llegada de Dasaev al Sevilla.


¡Heil Hitler!
Es hora de que vayan saliendo a la luz estas realidades de la historia que han estado ocultas en las cunetas de la memoria.

Con la genialidad que le caracteriza, en el blog Ayer y Hoy Sevillista pueden comprobar como se van pisoteando todos estos mitos, que la verdad sea dicha, siempre nos han dejado a los sevillistas como villanos de una historia contada por otros.

Muchos se vanaglorian de contar que el Sevilla era el equipo de los ricos, que fue beneficiado tras la Guerra Civil por los poderes fascistas del Estado. Esos mismos son los que sacan pecho al contar que ellos fueron los desgraciados de una posguerra que los hundió en la miseria. Y toda la culpa del Sevilla y del sevillismo.
La realidad es bien distinta.

Algunos en su afán de desprestigiar al Eterno Campeón de Andalucía han olvidado su propia historia personal y han cargado de miserias el buen nombre de muchos difuntos.
El saludo fascista.

El fascismo y sus derivados, en una sociedad democrática, no dejan de ser una opción política más y si me apuran hasta respetable, siempre y cuando no vulneren la libertad y los derechos de los demás. En épocas de represión y de ciertas dictaduras a veces es la única opción. De forma inexcusable, al menos de cara a la galería todos deben pasar por el aro.

Al sevillismo se le ha tildado hasta la saciedad, al menos por parte de algunos fanáticos desquiciados, de ser durante la dictadura el equipo del régimen y el que gozaba de los favores del mismo en detrimento de los pobrecitos obreros de izquierda pisoteados hasta más no poder (incluso hay algunos torpes que nos tachan de franquistas hasta en épocas anteriores a la Guerra Civil). Y no niego que en el decano hispalense hubiese adictos al régimen, faltaría más, pero ni más ni menos que en el resto de España, si bien, algunos pueden presumir de tener en sus filas a muchos, distinguidos y respetables falangistas ¿verdad?

Suelen basar su argumentos de ataque, iconográficamente, mediante una famosa fotografía de la final de Copa frente al Racing de Ferrol, el Sevilla y el equipo ferrolano realizaron el saludo fascista antes de comenzar el encuentro. Una foto sacada de su contexto social y en una dura época que nos tocó vivir a todos los españoles. Una imagen que ha sido restregada hasta la saciedad en la que los jugadores del Sevilla y del Racing de Ferrol saludan con el brazo extendido;
El saludo fascista, es el saludo que utilizan los seguidores de los movimientos de carácter fascista. Variante del saludo romano, fue adoptado por el Partido Nacional Fascista de Benito Mussolini. También fue utilizado por el Partido Nazi como gesto de lealtad hacia su líder Adolf Hitler y por Falange Española de las JONS.

Este saludo en la España de la posguerra era OBLIGATORIO en todos los actos públicos cuando sonaba el himno nacional.

Así se saludo en Heliópolis. Así saludaron el At. de Bilbao, el Valencia, el Español...y todos los equipos por aquellos años.
Así saludaron los rocieros.

Los presos republicanos.


Así se saludó en Bilbao.
Y los sevillanos al paso de las cofradias.
Así saludó toda España entera. A veces iba la propia vida en ello.


Así que vamos a dejarnos de historietas, patrañas, cuentos y tonterías.


Y tengamos la fiesta en paz.


3 comentarios:

ayer y hoy sevillista dijo...

Amén D. Antonio.

Tántalo dijo...

Cientos y cientos de veces han exhibido desde el lado verde militar al equipo sevillista con el brazo en alto para justificas sus maniqueas teorias.

Es justo pues exhibir ese recorte otros cientos de veces durante unos cuantos de años.

Al menos para empatar.

Cornelio dijo...

La pregunta que yo haría sería otra:

¿Qué equipo fundaron los que después obligaron a los demás a levantar el brazo?