martes, 22 de marzo de 2011

Un puntito en el Japón

Entre los adornos y aderezos que solemos colocarles a los blogs – a veces abusamos convirtiéndolos en auténticos árboles de Navidad-, el pasado año puse en el margen derecho un “gadget”, a modo de chivato, que me informa del lugar del planeta desde donde visitan el Voladizo. He de reconocerles que me sigue sorprendiendo como desde puntos insospechados de La Tierra alguien puede leer lo que sobre el Sevilla contamos desde Triana. No se extrañen, nunca entendí como puede pasar mi voz a través del hilo del teléfono. De los móviles ni les cuento.

Hace unos meses apareció en la esfera terráquea comentada, la señal - roja por supuesto- de un visitante. Alguien desde Japón se asomaba al Voladizo.
Aquí se lo muestro;


Y aquí con más detalle;

No cuestiono que habrá muchos españoles en Japón y que muchos sean sevillistas. Es probable que mi anónimo visitante sea uno de ellos.
Tampoco descarto que haya algún japonés enganchado al Eterno Campeón de Andalucía y mate el gusanillo de su pasión recorriendo la incomparable blogosfera blanca y roja.
Puedo estar totalmente equivocado y en realidad lo que llega desde Japón no es más que el NODO de conexión de internet, y el visitante puede estar en otro lugar del mundo.

Sea como fuere, el caso es que el pasado 11 de marzo Japón se vio sacudido por un brutal terremoto de 8.9 grados en la escala Richter. Una barbaridad. Después todos hemos seguido en directo los efectos devastadores de un tsunami que ha dejado, de momento, más de ocho mil muertos y muchos miles de desaparecidos que, mucho me temo engrosarán la nómina de los fallecidos para elevarla a más de veinte mil. A esto tendremos que añadir los efectos, terribles, de la radioactividad. Ya saben.

Estas cosas te hacen plantearte, o mejor dicho replantearte si merecen la pena ciertas conductas que mantenemos a diario.
No sé.
La vida ya de por sí es dura y no entiendo como la hacemos más dura aun por nimiedades.

Por eso cada vez que entro en el Voladizo, sin querer me acuerdo de mi puntito de Japón.
Porque, puntito de Japón; es un puntazo tenerte.
Ojalá me sigas leyendo. Eso sería todo un éxito. La vida es ya en sí un éxito.
Y ya termino.

Como lo hace mi amigo Ariza (no encuentro otra forma mejor):
CUÍDATE.

3 comentarios:

Cornelio dijo...

Un puntazo, como la propia bandera de Japón.

Ya podría dedicarle usted a Coria... en honor a Japón.

En esa querida localidad seguro que encuentra usted algún sevillista...

Japón es un apellido frecuente en esa tierra, casi Aljarafe, casi marisma y mijita de Guadalquivir.

Carlos Romero dijo...

Si aparece en Japón, está en Japón, allí no se andan con nodos raros. Desde aquí le envío/amos un fuerte abrazo, esperemos que te/nos lea y nos cuente algo.

Jose M. Ariza dijo...

Saludos.

Perspicaz y observador, D. Antonio.

Debería dedicarse a investigar en fondos antiguos porque seguro que daría con documentos interesantes.

Yo también le envío un abrazo (ablazo) al puntito rojo.

Cuídate.