domingo, 27 de marzo de 2011

La Copa de los 18.721 kilómetros

El pasado 22 de diciembre nuestro añorado Agustín Rodríguez me rebotaba un e.mail que acababa de recibir desde la más alta esfera del club nervionense. El texto no podía ser más escueto - y no por ello menos rotundo-, sólo decía: Enhorabuena!

La Junta Directiva de la R.F.E.F., en la ultima reunión del año en sesión ordinaria, había acordado, por la unanimidad de todos los asistentes, la concesión extraordinaria, por motivo de haber quedado la Selección Española de Fútbol Campeona del Mundo, de la Copa del Rey original ganada en 2.010.

El Sevilla F.C. se quedaba en propiedad la Copa del Campeonato de España. Nuestra segunda Copa de España en propiedad.

La anterior Copa se la había quedado el F.C. Barcelona en 1990 tras ganar cinco Campeonatos alternos.

En la temporada 1990/91 se puso una nueva Copa en juego.

Tras veinte temporadas, veinte finales, diez campeones distintos y muchos kilómetros a cuestas, por fin descansa para siempre en las entrañas del Ramón Sánchez-Pizjuán.

Y recuerdo que hablando con Agustín sobre este particular le dije que no estaría de más calcular los kilómetros recorridos.

Y a ello nos ponemos ahora.

Hemos considerado, en cada año, que la Copa es trasladada desde la sede de la Federación Española de Fútbol en Madrid, hasta el lugar donde se disputa la final, desde allí hasta la ciudad del campeón y tras esto, la vuelta de nuevo a la Federación.

Las distancias se han calculado mediante guías de carreteras (menos el viaje a Mallorca). Bien es cierto que la Copa casi siempre viajó en avión, no obstante no se han considerado los veinte paseos triunfales por las distintas ciudades campeonas, por lo que se compensan los kilómetros.

Tampoco se han considerado las distancias recorridas para la asistencia a bodas, romerías y peñas.

Dieciocho mil setecientos veintiún kilómetros.

Puede ser considerada la Copa más viajera de todas las disputadas. Y como dijimos antes, se quedará para siempre en las vitrinas del Sevilla F.C.

Los nueve restantes campeones sólo guardan como recuerdo una réplica a tamaño reducido.

Así que el que quiera ver la auténtica ya sabe donde tiene que ir.

5 comentarios:

ayer y hoy sevillista dijo...

Fantástico ejercicio, D. Antonio. Y completamente de acuerdo con sus criterios para sumar y, sobre todo, restar kilometros. Me consta que el platero de la Federación hubo de trabajar a fondo para quitar las bolladuras y arañazos de esos viajes catetos al que fue sometida. Ahora descansará para siempre, eternamiente, en el RSP.

Cornelio dijo...

Esto es hacer estadísticas de los triunfos.


Hay quien cuenta chistes cuando tiene la copa en la mano...

hay quien cuenta copas...

y hay quien cuenta kilómetros.

¡Bien contao!

Tántalo dijo...

Ya era hora que alguien mirara el cuentakilómetros de nuestra copa.

Seguro que si le añadimos las distancias por las ferias, bodas y romerias andaluzas llega a los 20.000 Km

¿20.000 Kilómetros? De que me suena esa cifra...

Buen trabajo Antonio.

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

Estoy destrozao de tanto kilómetro, mareao de los aviones (con salidas a ambos lados y al fondo) y los trekking hechos polvo.

Pa mi que la copa dio un resoplido mayúsculo cuando le dijeron que había llegado a casa y que ya no salía más. Y pidió una copa para celebrarlo, la pobre.

Y le hace un guiño porque ella sabe, usted sabe y todos sabemos que son muchos más.

Como dice Tántalo... hay witness de todo eso.

Cuídate.

Cuidate.

Cornelio dijo...

Cuidado con los de seguridad no vayan a quitar la pancarta del voladizo.

Muchas gracias.