sábado, 16 de octubre de 2010

A vueltas con Spencer; un flashback surrealista y un pirado.

4 de marzo de 1908.
Victoria Eugenia de Battenberg, reina de España, pasa en su carruaje por el puente de Triana, recógete la cola que te arrastra, camino de la Escuela y Cocina Económica de la vieja Cava de los Civiles. No lleva corona, ni peina, ni mantón de Manila, lleva un vestido azul con pieles de Suecia al cuello y un sombrero celeste con adornos negros. Un niño de diez años de pelo rubio, mirada inquieta y con las punteras de las botas desgastadas, la ve pasar. Los ojos claros de su majestad se quedan pendientes de aquel chaval, de aires británicos, que se aleja dando toques inverosímiles con el empeine a una vieja pelota de trapo. De fondo, las aguas del Guadalquivir sostienen amarrados al muelle los vapores de las navieras, que años atrás trajeron la pasión por el foot-ball a la Ciudad de la Gracia. Nadie podía imaginarse que años más tarde aquel niño de Triana transformase en magia ese raro sport sobre la tierra del campo de la avenida de la Reina Victoria.

22 de junio de 2009.
Nueve de la mañana. Calle Pagés del Corro. Recorriendo a la inversa el camino trazado por la Reina en 1908, Carmen deja a su hija en el colegio y se apresura a las oficinas municipales de la Tenencia de Alcaldía del distrito de Triana en la calle San Jacinto. Lleva en su bolso una instancia que el pirado de su marido le ha rogado que presente. Al pirado le ha dado la neura de localizar donde reposan los restos de Spencer .
Esta es la instancia.

15 de marzo de 1926.

Cementerio de San Fernando de Sevilla. Una multitud silenciosa se agolpa en la rotonda de entrada del camposanto sevillano. Son las cuatro de la tarde. Apenas hacia veinticuatro horas que la noticia de la muerte de Spencer había sacudido el corazón de toda Sevilla y de España entera.
Enrique Gómez Muñoz y sus compañeros del Sevilla Football Club preparaban el partido de vuelta de la eliminatoria del Campeonato de España que debía enfrentarles al Real Madrid. Era jueves. Unas fuertes molestias abdominales le hicieron tirarse al suelo de su Reina Victoria. Maldecía su suerte pues quería jugar ese partido a toda costa. El viernes se resintió con agudos dolores. Trasladado a la clínica del Dr. Cortés se decidió su intervención quirúrgica. La operación resultó delicadísima y el estado del jugador era muy grave. El domingo, 14 de marzo, a las diez y media de la mañana se produjo el fatal desenlace.

Miles de aficionados acompañan al féretro que es portado por sus compañeros del alma; Juanito Armet, Herminio, Pepito brand…

Los equipiers madridistas, cariacontecidos, también estaban presentes, se habían quedado en Sevilla para asistir al entierro de su admirado rival y no por ello menos amigo. Cientos de telegramas llegaban desde todos los puntos de la geografía española. Decenas de coronas… Todos los periódicos, todos, se hacían eco de la triste y luctuosa noticia.


7 de julio de 2009.

El pirado abre su buzón. No da crédito a la inaudita rapidez con la que ha sido contestada su instancia. Mientras espera el ascensor y preso de la impaciencia, abre el sobre y lee la carta.
Esta es la carta:
¡No aparece enterrado!
Cual Rodrigo Díaz de Vivar, que ganaba batallas después de muerto, Spencer nos regateaba, pura escuela sevillista, ochenta y tres años después.
¿Dónde estaba Spencer? ¿Quizá en el tercer anillo del Sánchez-Pizjuán? No podía ser, la prensa de la época lo dejó bien claro. Se enterró el lunes 15 de marzo de 1926 en Sevilla, en el cementerio de San Fernando.
Esto es de locos…o de incompetentes.
A veces la distancia más corta entre dos puntos no es la línea recta. Esto se aprende a base de mucho patear las calles de Sevilla en Semana Santa. También nos lo dejaron como herencia los jugadores de la escuela sevillista…

Junio de 1929.
Duncan McVean Thompson en declaraciones al periodista Otero, en una entrevista realiza con motivo de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, dice lo siguiente sobre el Sevilla F.C.;
“Yo ingresé en el Sevilla para divertirme. En 1912 les vi jugar por vez primera y cuando un jugador tomaba la pelota hacía con ella lo que le parecía, y trataba, más que de avanzar hacia la meta enemiga, burlarse con ágiles quiebros del contrario…se trataba de fantasear y hacer cosas absurdas con la pelota”.

7 de agosto de 2009.
No hay mas remedio que fantasear, dar regates y buscar quiebros. La línea recta no es posible tratándose de Spencer. En una jugada rocambolesca, el pirado acude a pedir ayuda a un amigo. Su amigo Pepe (comprenderán que omita su apellido). Éste mueve sus hilos contestando vía e.mail de este modo:

A las buenas tardes, hermano.

Vamos a ver. Como te dije, mi amigo …es mucho ... Agárrate que ahí van los primeros datos (y espero que no sean los últimos):

Enrique Gómez Muñoz

Soltero

Hijo de José y Carmen

Natural de Sevilla

Falleció a los 27 años de edad por obstrucción intestinal.

Vivía en c/Asenjo y Toledo, 4

Misa de "córpore in sepulto" en la Parroquia del Sagrario.

Se inhumó en sepultura de 2ª clase, nº 35 de la c/San Adrián, derecha.

El 7 de mayo de 1936 los restos se trasladan al Grupo 16 nº 137.

Hasta ahí se sabe. Es posible (y probable) que de estos últimos datos se pueda saber si con posterioridad los restos pasaron al depósito común o si por el contrario sigan en el osario de marras, cosa que dudo ya que al cabo del tiempo supongo que nadie habrá comprado el osario correspondiente. Pero estos últimos detalles (importantes) espero que nos lo facilite el bueno de ...

Ya me cuentas.

Un abrazo.

10 de agosto de 2009.
Cámara en ristre, bajo un sol abrasador, el pirado visita la calle San Adrián derecha del cementerio hispalense y toma esta foto:

Después visita el osario Grupo nº 16. Lo revisa de arriba abajo y de abajo arriba, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.
Y nada.
No da con sus huesos.
Una pena. Toma otra foto y se va rodeado de fantasmas…
.

4 comentarios:

Puerta 15 dijo...

Ésto parece " Misterios sin resolver ".

ayer y hoy sevillista dijo...

Excelente D. Antonio. Para cuándo un libro sobre el más grande footballer de Andalucía. O mejor aún, sobre "El eterno Campeón de Andalucía". Tiene Vd. todo el material necesario. Anímese.

Eugania dijo...

el niño de la derecha puede ser que fuera mi abuelo.

pjsendra dijo...

11 de noviembre de 2012. Mes de los difuntos. No hay nada más vivo y más real que la memoria de Spencer gracias a relatos como el tuyo.