viernes, 5 de marzo de 2010

La Esperanza de Triana y el Sevilla F.C. de 1890.

( O "la capilla de los Marineros y Carlos Welton" )
La Hermandad de la Esperanza de Triana tras un largo peregrinar de más de dos siglos por diferentes iglesias trianeras (iglesia del Espíritu Santo, Real Parroquia de Santa Ana, o convento de la Encarnación) logra por fin adquirir dos casas en la calle Larga, hoy Pureza, según escritura de compra de fecha 30 de diciembre de 1758, trasladando sus imágenes a la misma en 1815, debido a que los escasos recursos económicos eternizaron las obras de construcción de la capilla.
La vida de la Hermandad discurrió normalmente en esta capilla hasta 1868, en que, incautada por el Estado (en la desamortización), fueron llevadas las imágenes al templo de San Jacinto.
La desamortización fue un largo proceso histórico, económico y social iniciado en España a finales del siglo XVIII por Godoy (1798) y cerrado ya muy entrado el siglo XX (16 de diciembre de 1924). En otros países sucedió un fenómeno de características más o menos similares.
Consistió en poner en el mercado, mediante una subasta pública, las tierras y bienes no productivos en poder de las llamadas «manos muertas», es decir la Iglesia Católica o las órdenes religiosas y territorios nobiliarios, que los habían acumulado como habituales beneficiarias de donaciones, testamentos y abintestatos.
Su finalidad fue acrecentar la riqueza nacional y crear una burguesía y clase media de labradores propietarios. Además, el estado obtenía unos ingresos extraordinarios con los que se pretendían amortizar los títulos de deuda pública.

Según escritura, con fecha 20 de abril de 1873, la capilla era adquirida en pública subasta por los súbditos ingleses Mr. Francisco Augusto Bevan y Mr Lewen Street Tugwell, para dedicarla al culto anglicano, pasando luego, por una serie sucesiva de circunstancias, a ser cabaret, teatro, cine, depósito de corcho y almacén de carbones.

En el año 1917, la propiedad vende la finca a Don Carlos Jorge Welton Niño, el cual la posee hasta que el 8 de octubre de 1940, la vende a la Hermandad de las Tres Caídas de Triana (Esperanza de Triana), con una generosidad fuera de lo común, por una simbólica cantidad monetaria muy alejada de su precio real y de mercado. Mucho le debe pues, esta Hermandad trianera a Carlos Welton, que de padre inglés y madre española, fue sevillano de nacimiento y de convicción. El mismo Carlos Welton que muchos años atrás, en 1890, disputara la primera partida de foot-ball –bajo las normas de la federación- en suelo español, en la dehesa de Tablada, defendiendo los colores de un equipo llamado SEVILLA FOOT-BALL CLUB.



Fuentes: Hemeroteca ABC de Sevilla y Wikipedia.

2 comentarios:

cornelio dijo...

Viernes de Cuaresma y Novena de Tablada.

Y en estas el Sr. Ramírez, le da un toque de Trianería y ya tenemos el cóctel.

Sorbitos de historia, football oliendo a incienso.

Carlos Romero dijo...

La Semana Santa y el Sevilla FC.

¿No había un azulejo en la puerta de la Iglesia que lo recordaba?

He oído esto en alguna ocasión, pero nunca me acerqué a comprobarlo.

¿Sabes algo?